Más de 600 trabajadores del Hospital El Cruce “Néstor Kirchner” de Florencio Varela alertaron sobre “un inminente vaciamiento” del centro del centro de salud  lidera el número de transplantes hepáticos, renales y de medula ósea del país.

“Luego de varios meses donde las autoridades y funcionarios del Gobierno decían que el hospital iba a tener los fondos que requería, reconocieron públicamente un recorte del 42,9%”, aseguraron desde la Asociación de Profesionales del Hospital El Cruce.

Según informaron, las autoridades del Hospital de alta complejidad habían proyectado para 2018 un presupuesto de $2.574 millones de pesos, de los cuales $1.801 millones correspondían a Nación y 772 a Provincia. Pero en los textos aprobados sólo destinaron $1.349 millones y $120 respectivamente. Lo que representa una poda de $1.105 millones.  

El emblemático nosocomio de alta complejidad fue inaugurado por el ex presidente Néstor Kirchner en el año 2007. En su corta vida, logró ubicarse como uno de los mejores de América Latina garantizando la atención a miles de pacientes de habitantes de los distritos del sur del conurbano bonaerense. 

En julio de 2015, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó la ampliación del Hospital para aumentar la capacidad de atención en un 30 por ciento. Las obras correspondieron al edificio 3B, con la incorporación de 36 camas de alta y mediana complejidad.

La respuesta de la gobernadora María Eugenia Vidal a los reclamos de los trabajadores fue la sugerencia “de que ahorren para no generar gastos adicionales”. Con esta medida, la mandataria busca la complicidad de las autoridades ante un condicionamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) que busca ajustar la inversión y el presupuesto en la salud pública. 

“Esto atenta la atención de calidad que brinda la institución, dejando sin atención a cientos de personas que no tienen otra institución sanitaria donde resolver sus dolencias, como trasplantes, colocación de prótesis ortopédicas y vasculares de alto costo”, afirmaron.