Luego de que trascendiera las declaraciones del presidente, Mauricio Macri, quien reprodujo lo vertido por el empresario Víctor Contussi sobre que “había que dinamitar el Astillero Río Santiago”, los trabajadores tomaron el predio ubicado en Ensenada en repudio al “ataque directo a la rica historia del Astillero”.

Por medio de un comunicado, el gremio ATE Ensenada informó que le exigieron al presidente del Astillero, Daniel Capdevilla, una respuesta por las violentas declaraciones del presidente.

“Lamentablemente, y a pesar de las múltiples gestiones, reuniones y proyectos encarados por esta organización gremial, Mauricio Macri aún no comprende o quizás prefiere ignorar la importancia estratégica para el país que representa el ARS, cuyos trabajadores daremos la vida por defenderlo” aseguró el Secretario general de ATE Ensenada, Francisco Banegas.

Durante la jornada de ayer, los trabajadores del Astillero tomaron el predio, ubicado a orillas del Río Santiago, en rechazo al plan de “desmantelamiento” que quiere llevar a cabo los gobiernos nacional y provincial. Cabe recordar en este sentido que la gobernadora, María Eugenia Vidal, aseguró hace unos meses que “ARS era la única empresa estatal de la Provincia deficitaria”.

Un ejemplo del desmantelamiento de la industria naval nacional sucedió el año pasado, cuando el gobierno nacional decidió gastar 49 millones de dólares en la adquisición de patrullas israelíes. Además, el Estado argentino compró por 300 millones de euros buques de guerra en desuso de Francia. Desde el Astillero Río Santiago afirmaron, en su momento, que esas embarcaciones se podrían haber fabricado en los talleres navales de Ensenada con trabajo genuino nacional y a valores muy inferiores de las compras al exterior.

En tanto, los trabajadores realizarán mañana una asamblea en el predio de la fábrica para decidir los pasos a seguir en la lucha por la defensa de la industria naval y los miles de puestos trabajo de la región.