Luego de estar siete días sin energía eléctrica, un hombre de 78 años falleció en su vivienda de Avellaneda. Los vecinos reclamaron ante la decidía de la empresa Edesur. Mira el video.

[embed]https://youtu.be/sPMWulOELlw[/embed]

La falta de energía eléctrica principalmente en la zona sur del conurbano, donde se registraron los cortes más prolongados, arrojó la primera víctima. El hecho sucedió el martes pasado cuando Héctor, de 78 años, que residía en Avellaneda no pudo soportar la falta de servicio eléctrico que sumado a las altas temperaturas configuraron una combinación fatal.

La zona donde residía es en Avellaneda, en la calle Vélez Sarfield, entre Brandsen y Belgrano, donde desde hace una semana los vecinos se encontraban sin suministro eléctrico.

La ola de calor más los problemas cardíacos que padecía Héctor lo llevaron a sufrir primero una hemiplejia y luego un paro que terminó su vida cerca del mediodía.

Según cuentan los vecinos, en forma reiterada hicieron el reclamo a Edesur, pero la empresa no se hizo cargo de la situación. Las altas temperaturas y la ausencia de electricidad fue lo que terminó provocando el fallecimiento de este hombre que arrastraba problemas cardíacos.

Una vecina del barrio en dialogo con Crónica comentó: "El señor estaba muy nervioso. Él ya estaba enfermo y necesitaba el aire acondicionado para no sufrir el calor. Pero tuvo un infarto y no pudieron hacer nada".

Mientras que la cuñada de la víctima manifestó: "No lo pudo soportar. Él llamó muchísimas veces a Edesur pero no le decían nada. Le dije que se viniera para mi casa pero él se quería quedar acá". Además, agregó que: "Estuvimos sin luz hace una semana. El domingo volvió y hoy (por ayer) la cortaron de nuevo hasta que a la noche recuperamos el servicio. Se ve que la muerte de Héctor generó alerta", descargó indignada.

El reclamo de los vecinos contra la Edesur es unánime y todos coinciden que la empresa actúa con mucha desidia. Otra de los testimonios señalaba: "A nadie le importa lo que está pasando. Mucha gente se fue a vivir a otros lugares, pero no puedo seguir molestando ni me puedo pagar un hotel. Tenemos que ir a trabajar sin dormir. Estoy pagando entre 800 y 1.000 pesos de luz para pasar un verano de esta manera".

Esta situación se repitió, también, durante el fin de semana largo en varias localidades del conurbano bonaerense y en barrios de la Ciudad autónoma de Buenos Aires, pero en el caso de Avellaneda se terminó cobrando una víctima.