La alta casa de estudios de esa localidad bonaerense entrego al presidente de Ecuador la más alta distinción. En su intervención, el jefe de Estado habló de la situación política y económica regional.

El jefe de Estado de Ecuador, Rafael Correa, recibió hoy el "Doctor Honoris Causa" por parte de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), en un auditorio repleto de estudiantes, profesores y autoridades académicas.

Con la visita del mandatario sudamericano a Buenos Aires, Correa realiza su última gira oficial como presidente de Ecuador.

A la hora de iniciar su discurso, el jefe de Estado sostuvo que "cualquier proceso de cambio en América Latina tiene que empezar por hablar de la distribución".

Asimismo, dijo que "no hay teoría alguna que establezca el vínculo comprobable entre gasto público y tamaño del Estado", al tiempo que advirtió: "Quien les diga eso, les está mintiendo".

En su disertación, Correa consideró que "el mercado debe ajustarse a las necesidades sociales y no la gente a las necesidades del mercado", y cuestionó a los gobiernos de derecha que "quieren hacer creer que las respuestas van a venir de los gerentes".

"No caigan en la trampa de que todos los políticos son malos y que por eso deben dejarse gobernar por gerentes", remarcó.

Por su parte, la Universidad Nacional de Quilmes emitió un comunicado en que se refirió a Correa y destacó: "Su compromiso político avanzó en la reducción de la pobreza, la desocupación y las desigualdades sociales en su país. Las políticas posibilitaron estabilizar democráticamente su país y alcanzar un avance decisivo en la mejora de la calidad de vida de sus hombres y mujeres".

Cabe recordar que el mandatario ecuatoriano, en el poder desde 2007 dejará el cargo el próximo 24 de mayo cuando asuma en su lugar el electo por el oficialismo Lenín Moreno.