Alrededor de las 19 horas de este domingo, más de mil trabajadores del Astillero Río Santiago se convocaron en una asamblea en la puerta de ATE Ensenada ante la orden del fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta para que ingresen las fuerzas de seguridad a la fábrica naval.

El argumento que esbozaron las autoridades judiciales fue “garantizar el normal desenvolvimiento del personal del Astillero y el desempeño de las funciones inherentes del mencionado organismo, resguardando la seguridad e integridad de bienes de dicho establecimiento”.

Sin embargo, los trabajadores arguyen que detrás de esta medida se esconde la intención del gobierno de vaciar la empresa con la intervención directa de las fuerzas armadas. “Si quisieran que el Astillero se desenvuelva con normalidad traerían los insumos para continuar los trabajos y terminar las obras en ejecución. Justamente esa decisión es la que no toma el Ministerio de Producción que se ha desentendido por completo del tema” sostuvieron en un comunicado.

Ante la llamativa decisión judicial, implementada un domingo, los trabajadores y sus familias marcharon hasta la puerta de la fábrica ubicada en Ensenada, mientras que un grupo de delegados realizaron una guardia durante la noche en las instalaciones del lugar.

Según averiguó este portal, las acciones en defensa de la empresa estatal continuarán hoy con una marcha a las 18 horas de distintos gremios de la región.  “El ataque que estamos recibiendo los trabajadores abarca desde una campaña mediática que intenta desprestigiarnos, pasando por una burda causa judicial sumado al descuento de parte de nuestro Salario. Ahora buscan militarizar nuestra empresa con el fin de cerrarla dejando a 3308 familias sin trabajo” denunciaron.