Se trata de Enrique Antequera, quien es un “exitoso” empresario de la Feria La Salada y que hasta el sábado pasado se encontraba dentro del espacio del expresidente de la Cámara Baja de la Nación. Ahora juega en Cambiemos y en sus internas.

Todo comenzó con una simple foto que se publicó el fin de semana, donde se puede observar a Antequera  sonriente junto al ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo. Horas más tarde se confirmó lo que algunos olían y el dueño de la popular y millonaria feria bonaerense, abandonó a Julián Domínguez para buscar un puesto en la lista de Cambiemos.

Antequera, más conocido como “Quique” en Lomas de Zamora ya venía manteniendo dialogo con referentes cercanos a Cambiemos, pero el Sábado el pase al oficialismo se hizo público, al participar de los ya “tradicionales” timbreos que esa fuerza política suele hacer en diferentes barrios o Partidos de la provincia de Buenos Aires.

La flamante incorporación a Cambiemos, tiene 52 años y desde que se encuentra al frente de la Feria hace política a baja escala: lo suyo es el trabajo social con los feriantes, sus familias y los vecinos del barrio, que en un 80% trabajan en esas instalaciones. A principios de los 90´, Antequera terminó arruinado por la apertura de importaciones realizadas por la administración de Carlos Mene, (1989-1999).

En 2001, una denuncia contra Antequera y Rojas Paz por asociación ilícita, fabricación y venta ilegal de mercaderías y tráfico de influencias, entre otros cargos, terminó con ellos presos en el Penal de Ezeiza. Al salir de la cárcel se concentró en La Salada y paulatinamente se hizo millonario.

Con fuertes nexos con el duhaldismo, específicamente con Osvaldo Mercuri, el empresario buscó de una u otra manera conseguir un lugar en alguna lista, esfuerzo que siempre se le fue negado. En ese marco, tras una serie de críticas al kirchnerismo luego de las elecciones intermedias de 2013, se refugia en el massismo y para los sufragios presidenciales de 2015 salta y forma parte del “dominguismo”

Esos tiempos quedaron atrás y el último sábado se mostró caminando por las principales calles del centro de Banfield junto al ministro de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

En Cambiemos sostienen que Antequera podrían solucionar el problema más grande que tiene Cambiemos en Lomas, ya que el dirigente es el administrador de la feria y se lo conoce por su trabajo social en el cuartel noveno, una zona en la que al macrismo le cuesta hacer pie.

Sin embargo, la interna de Cambiemos es menos clara de lo que quieren reflejar y empiezan a surgir otros nombres. En off, fuentes del PRO bonaerense aseguraron a LPO que no está definido que sea Mercuri quien encabece la boleta y afirman que Joaquín de la Torre quiere sumar al ex presidente de Temperley, Hernan Lewin, quien la próxima semana se reunirá con Federico Salvai.

Luego de la foto reveladora, Antoquera se metió de lleno en la interna de Cambiemos en Lomas, ya queesa fuerza en ese distrito cuenta con un bloque de cinco y un aliado de la UCR que juega para el PRO.