La empresa Unitec Blue, ubicada a la vera de la ruta 2 del partido de Chascomús, echó en los últimos días a 35 trabajadores y se encamina a cerrar sus puertas. De los 120 empleados contratados desde su apertura, solo quedan 35.

En 2013, la empresa Unitec Blue ponía en marcha la primera planta de Sudamérica dedicada a la fabricación de tarjetas SIM y de crédito, tarjetas contacless y toda clase de productos que requerían micro y nanochipis. Hasta ese momento, el país importaba al 100% este tipo de tecnología.

La empresa, propiedad de Eduardo Eurnekián, llegó a contar con una plantilla de más de 120 trabajadores y con una proyección de contratar a 500 operarios. Pero la llegada del Mauricio Macri al gobierno, su política económica de apertura de importaciones modificó los planes.

En los últimos días, 35 empleados fueron despedidos de Unitec Blue. Si se tiene en cuenta esta última tanda de despidos, solamente 35 operarios continúan con sus fuentes laborales de los 120 que comenzaron con la inauguración de la planta.

Según averiguó este portal, los chips que se producen en la fábrica de Chascomús se vendían a las compañías telefónicas a un precio de $1.40 por unidad. A partir de la apertura indiscriminada de importaciones implementadas por el gobierno nacional, estos productos ingresan desde China a 30 centavos.

Ante esta grave situación, el diputado provincial de Unidad Ciudadana, José “Cote” Rossi, quien es oriundo de Chascomús, presentó un proyecto en la Cámara baja expresando su preocupación por los nuevos despidos en Unitec Blue

“Hace 5 años, cuando la empresa se erradicó e hizo la inversión en nuestra ciudad, había un gobierno que garantizaba una protección a la producción nacional con políticas aduaneras” sostuvo Rossi en diálogo con Primereando. Y agregó que “con las políticas económicas actuales, con cada vez más importaciones, se imposibilita sostener la capacidad productiva”.

Los despidos que se vienen dando en la empresa de nanotecnología cuenta con la complicidad de la seccional de la UOM de La Plata, por intermedio de su conductor Antonio Di Tomasso, y su representante en la filial de Chascomús, Mario Batista, quienes no se han puesto al frente del reclamo de los trabajadores ni han tomado decisiones para combatir los despidos.

Acorde al testimonio de los trabajadores despedidos, desde la seccional de la UOM les indicaron que “no hagan ningún tipo de reclamo para poder negociar una indemnización mayor a la que ofrece la empresa”.

También resulta llamativo el silencio del intendente, Javier Gastón, cercano al Frente Renovador y con buena llegada a la gobernadora María Eugenia Vidal, ante el impacto de los despidos en una localidad con 45 mil habitantes.

De hecho, no es la primera vez que se da una situación de despidos en la industria local. A mediados de 2017, la fábrica textil “Texes” cerró sus puertas dejando a 70 familias sin sus fuentes laborales

En ese momento, el bloque de concejales de Unidad Ciudadana presentó un proyecto para declarar la Emergencia Laboral en el Distrito. La iniciativa fue rechaza por los bloques que responden al mandatario y a Cambiemos. En la actualidad, el pedido duerme en los cajones del Concejo Deliberante local.

“El intendente ni siquiera se ha solidarizado con los trabajadores despedidos de Unitec Blue, quienes tenían un trabajo estable, con obra social, y hoy se encuentran sin un ingreso fijo y sin saber que va a ser de su destino laboral” afirmó el concejal Gabriel Macchi, al tiempo que pidió que “Gastón tome medidas de protección del mercado local”.

Desde el bloque Unidad Ciudadana anunciaron que van a insistir en el pedido por una emergencia laboral en el distrito. Una visión totalmente distinta tiene la bancada de Cambiemos. Según el concejal y ex presidente de la Cámara de Comercio e Industria local, Ramiro Ferrante, los despidos son “producto de errores de cálculo de la empresa y la ausencia de una política correcta de marketing”. De esa manera, buscaron desligar a las políticas económicas del gobierno nacional ante el inminente cierre de la única fábrica de chips en el país.