El flamante Jefe Departamental de Dolores, Daniel Cinquino, está siendo duramente cuestionado desde diversos sectores, ya que se conoció que estuvo detenido por el hecho conocido como "la masacre de Wilde", que ocurrió en 1994.

Incluso lo reconoció el propio implicado cuando expresó: "Participé en ese procedimiento desafortunado".

Pero la sinceridad del hombre de la bonaerense no pudo mitigar la preocupación de los ciudadanos del distrito gestionado políticamente por el hombre del PRO, Camilo Etchevarren.

Es que Daniel Cinquino, el elegido por el Intendente, es uno de los policías que participaron de la “Masacre de Wilde”, en la que efectivos de la Brigada de Investigaciones de Lanús ejecutaron a cuatro civiles en una persecución contra otros delincuentes.

El hecho ocurrió el 10 de enero de 1994 y alcanzó fuerte repercusión nacional y trascendencia mediática

Cinquino era por entonces suboficial inspector y declaró en su momento que su compañero (el cabo Marcos Ariel Rodríguez) le sacó su arma reglamentaria y disparó contra los inocentes. Pasó detenido unas semanas pero terminó siendo liberado y exonerado.

“Participé en ese procedimiento desafortunado. En ese procedimiento perdió la vida un ciudadano que no tenía nada que ver con los delincuentes que se estaban persiguiendo”, indicó recientemente en una entrevista al diario local eldolorense.com.

“Fui el único, no por deslindar responsabilidades para con mis compañeros de ese momento, pero fui el único que fue sobreseído de forma definitiva a los pocos meses en ese hecho lamentable”, indicó.

El año pasado recién se produjo la detención, en La Falda (Córdoba), luego de estar prófugo por más de veinte años, de su compañero Marcos Ariel Rodríguez.

Rodríguez habría sido la persona que, según declara Cinquino, le quita el arma reglamentaria y abre fuego sobre los cuatro civiles que terminan muriendo, en esta causa con demasiados puntos oscuros.