Mientras Mauricio Macri anunciaba un Plan de Hábitat y hablaba de “Pobreza Cero” en Belisario Roldán, uno de los barrios marplatenses donde la pobreza no para de crecer, la Policía bonaerense arremetía con balas de goma y gases lacrimógenos contra unos 50 vecinos que intentaban repudiar la visita de presidente.

La brutal represión se produjo en la esquina de Arturo Alió y Castelli, a unas cinco cuadras de donde Macri encabezaba el acto junto a la gobernadora María Eugenia Vidal y el nazi Carlos Arroyo, intendente local.

“Macri hijo de puta”, gritaban los vecinos mientras los efectivos herían y detenian a varios manifestantes.

Mejor suerte tuvieron organizaciones sociales y de derechos humanos que lograron colocarse detrás del escenario y desplegar una enorme bandera argentina con imágenes de desaparecidos. Allí expresaron su malestar por las últimas declaraciones del mandatario en contra de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia.

Al finalizar el acto en Belisario Roldán, Macri, Vidal y Arroyo se trasladaron custodiados por un fuerte operativo de seguridad hasta Sierra de los Padres.

Desde que asumió como presidente, Macri ya protagonizó varios actos que terminaron con represión policial. El último fue en Rosario, durante los festejos por el Día de la Bandera.

En esa oportunidad, efectivos de Gendarmería atacaron a manifestantes de la Multisectorial contra los Tarifazos y a legisladores que los acompañaban, entre ellos el concejal Eduardo Toniolli (FpV), quien recibió un palazo en la cabeza.

Escrache y represión por visita de Macri a Mar del Plata
Escrache y represión por visita de Macri a Mar del Plata
Escrache y represión por visita de Macri a Mar del Plata
Escrache y represión por visita de Macri a Mar del Plata