Los trabajadores municipales de Coronel Suárez denunciaron que empleados provenientes de la ciudad de Huanguelén que se dirigían al Palacio Comunal fueron interceptados y requisados por la Policía Comunal y por efectivos de Infantería.

Desde hace más de una semana, los empleados dependientes de la comuna llevan adelante un acampe frente al Municipio en reclamo de un sueldo básico municipal que supere el salario mínimo, vital y móvil, y una suba salarial que complete un 40 por ciento en todo el año.

Desde el Ejecutivo local todavía están lejos de cumplir con ese requerimiento por lo que no se vislumbra una solución en el corto plazo.

Es más, el intendente Roberto Palacio viajó a La Plata para iniciar gestiones ante el Gobierno provincial con el fin de pedir un nuevo auxilio económico, ya que desde su equipo aseguraron que en caso contrario tendrán severas dificultades para pagar salarios, publica DIB

Además, este martes se confirmó la llegada de Infantería para impedir el ingreso de trabajadores al Palacio Comunal en medio de una nueva protesta, mientras afuera resonaban bombos y bombas de estruendo. En este contexto, un grupo de empleados que se dirigía a la ciudad cabecera desde Huanguelén en distintas combis para participar de la manifestación, denunciaron que fueron interceptados y requisados por la Policía.

“Solicitamos a las autoridades del Municipio de Coronel Suárez cesen con el hostigamiento y la persecución política a los trabajadores municipales del distrito, por el bien de una comunidad que vive en democracia, haciéndolos únicos responsables de cualquier acto de violencia que pudiera suceder”, señalaron mediante un comunicado desde el Movimiento para la Victoria, que preside el ex intendente local y diputado provincial, Ricardo Moccero.

Según publicaron medios locales, los agentes de la Policía Local frenaron la marcha de la combi e identificaron a cada trabajar con nombre y apellido. Desde el Movimiento para la Victoria, aseguraron asimismo que se trata de un “atropello a la ley de paritarias” y un acto “anticonstitucional”.

“Es un claro atropello a la ley de paritarias votada por la Honorable Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. Dicho accionar, típico de tiempos oscuros en nuestra argentina, es anticonstitucional, por lo que defenderemos los derechos adquiridos por todos los trabajadores y la libertad de expresión de cada uno de los ciudadanos”, finalizaron.