A través del reciente decreto N° 2154, el presidente del Ente Municipal de Servicios Urbanos, Eduardo Leitao nombró a su hijo Juan Martín Leitao en la planta de personal municipal. Desarrollará su tarea en el área de Grandes Generadores en la dirección de Gestión de Residuos del Emsur.

Mientras tanto, sigue sin avanzar en las comisiones internas del Concedjo Deliberate un proyecto de ordenanza de la concejal de la Coalición Cívica, Angélica González, presentó un proyecto de ordenanza para que se prohíban los nombramientos y contrataciones de parientes por parte de los funcionarios y concejales en la planta de personal del municipio de General Pueyrredón.

En expediente, la edil aseveró que “existe la necesidad de combatir, prohibir y sancionar al nepotismo en todos los estamentos del municipio de General Pueyrredon”.

Y destacó que se busca “evitar en el sector público del municipio de General Pueyrredon, a través de la prohibición, nombramientos de parientes consanguíneos, cónyuge y parientes por afinidad tanto del funcionario que tiene la facultad del nombramiento así como de aquél funcionario que tuviere a través de su cargo injerencia en la designación”.

A renglón seguido, González subrayó que “los nombramientos en el sector público que reconozcan como única causa el parentesco o afinidad con el funcionario que realiza la designación, resultan contrarios a la ética que debe guiar los actos y conducta de todo funcionario público”.

“El nepotismo dificulta que las entidades públicas puedan cumplir objetivamente con las funciones encomendadas y entorpece la formación de un funcionario profesional y competente. Es también una variante de clientelismo político con la que se persigue garantizar el control político del aparato municipal y resentir la obligación republicana de rendir cuentas”, agregó.

Y explicó que “el presente proyecto de ordenanza prohíbe nombramientos en línea recta directa (ascendiente y descendiente) y colateral hasta el cuarto grado; es decir llega el impedimento de nombramiento en razón de la colateralidad hasta los primos hermanos del funcionario con facultad de realizar la designación. Queda asimismo prohibido en este proyecto la designación tanto del cónyuge como de la pareja con quien el funcionario encargado de la designación mantuviere una relación convivencial de hecho, alcanzando a su vez el impedimento de nombramiento a los parientes de esta última a los que asimila a los del cónyuge, es decir, por afinidad”.

“Los nombramientos o contrataciones realizados en contradicción a las previsiones de este proyecto de ordenanza, se transformarían en un claro acto de corrupción estatal. El imperativo moral que debe guiar la conducta de los funcionarios públicos se vería seriamente afectada en caso de incurrir en actos y conductas que este proyecto imposibilita, es decir, de beneficiar a parientes con nombramientos y contratos en el sector gubernamental”, manifestó la concejal.

Fuente: El Marplatense