A su polémico perfil ultra-derechista, Carlos Arroyo le sumó una nueva controversia: en Mar del Plata aparecieron carteles en los que se promueve el corte de boleta, para que el candidato a intendente sume tanto con Mauricio Macri como con Daniel Scioli.

Ante esa campaña de promoción del corte, Arroyo tuvo que salir a dar explicaciones. “A los vecinos les pedimos que lleve la boleta completa de Cambiemos el próximo domingo. Que pase por los locales y no se dejen engañar por los hechos que se sucedieron este fin de semana", se atajó Arroyo ante los medios de prensa, según consignó el portal Puntonoticias de Mar del Plata.

Sin embargo, la aparición de esos carteles puso en un lugar incómodo a Arroyo, quien sumó varias controversias a los largo de la campaña.

El candidato marplatense por el macrismo viene cosechando repudios desde hace años a causa de su condición de ex funcionario municipal de la dictadura cívico militar, sus reivindicaciones al nazismo y por su pertenencia a los partidos de los carapintadas Mohamed Alí Seineldín, Aldo Rico y del genocida Luis Abelardo Patti.

Días atrás Arroyo había intentado negar su actuación como funcionario del gobierno militar, lo que fue desmentido por Madres de Plaza de Mayo, organismos de derechos humanos y sindicatos, que exhibieron documentación que demuestra que en aquellos tiempos, además de haber ejercido cargos políticos, había actuado como interventor de la sociedad marplatense de taxistas.

También fue denunciado ante el Inadi por la comunidad boliviana luego de que en una entrevista televisiva vinculara a los ciudadanos de esa nacionalidad con la inseguridad y afirmara que traspasan las fronteras para “sembrar coca”.

En el pasado el ahora candidato ya había sido denunciado por la DAIA por reivindicar al nazismo, algo que parece confirmarse en el presente dado que entre sus seguidores figuran grupos procesados por la Justicia Federal por proclamar esa ideología mediante actos de violencia.

Arroyo y su entorno también fueron repudiados por el Sindicato de Prensa de Mar del Plata por aprietes contra periodistas que le formularon preguntas “incómodas”.

Ahora, a pesar de haberlo negado, no sería el primer caso de candidato municipal de Cambiemos que promueve por abajo el corte de boleta.