La empresa multinacional impidió el ingreso de sus trabajadores a la fábrica. Según comunicó la cerealera, el cierre es temporal y hasta fin de mes.  Desde el Sindicato de Aceiteros rechazaron la medida y exigen una urgente solución.Un caso similar ocurre en Rosario.

La empresa multinacional cerealera Cargill paralizó este jueves y hasta fin de mes sus plantas ubicadas en la localidad santafesina de Villa Gobernador Gálvez y en Bahía Blanca, y suspendió a todos sus empleados sin goce de sueldos.

Los empleados de la empresa que llegaron a la puerta de la planta para iniciar la jornada laboral se vieron impedidos de ingresar y denunciaron un "nuevo lock out patronal" que busca "justificar futuros despidos". El conflicto que afecta a los trabajadores de Cargill comenzó en enero a raíz de varios despidos en Rosario y Bahía Blanca.

Desde el Sindicato de Aceiteros rechazaron la medida y exigen una urgente solución al conflicto.

El delegado del gremio en Bahía Blanca, César Riobo, en dialogó con la prensa manifestó que y contó que cuando llegaron a las puertas de la firma se encontraron con un cartel “escrito a mano” donde anunciaban la suspensión de las actividades por 10 días sin goce de haberes para los empleados, detalló Infogei.

Los argumentos que brindó la multinacional fueron por “cuestiones de violencia contra directivos de la compañía, consideran que no están dadas las condiciones de seguridad y por los paros sorpresivos”. Sin embargo, desde el gremio aseguran que esto “no es verdad, somos trabajadores y necesitamos volver a trabajar”.