Este jueves los empleados de Cargill de Villa Gobernador Gálvez y Bahía Blanca no pudieron ingresar a sus puestos de trabajo. Denuncian lock out patronal y advierten que “es la segunda vez que nos pasa”.

Ante el continuo plan de reducción de personal que lleva adelante Cargill desde hace meses y que levantó el conflicto laboral con los trabajadores, la multinacional realiza un look out patronal desde este jueves y no abre sus puertas hasta fin de mes. Con un cartel en la puerta de la planta, Cargill anunció el cierre de sus plantas de Villa Gobernador Gálvez (VGG) y Bahía Blanca: “Por no estar dadas las condiciones para operar de manera segura para las personas, instalaciones y procesos, como resultado de haberse reanudado los paros intermitentes, de duración variable y en distintas áreas de trabajo de sus plantas, a lo que se han unido manifestaciones de violencia física, verbal y amenazas contra el personal de la empresa, dentro y fuera de sus instalaciones, se ve obligada nuevamente a interrumpir las operaciones de sus plantas de molienda de Villa Gobernador Gálvez y Bahía Blanca desde el 19 de abril hasta el 29 de abril de 2018 inclusive”. Además, el texto termina advirtiendo que “el personal será suspendido sin goce de haberes por igual lapso”.

En diálogo con Radio 2, el delegado de Cargill Marco Pozzi, lamentó "Otra vez los portones cerrados con candados", relató que un gerente les leyó el comunicado que informó la medida, y adelantó: "Seguiremos con el acampe afuera". Por su parte el Sindicato de Aceiteros de Rosario aseguró: “Nuevamente Cargill pretende adoctrinar y disciplinar a los trabajadores. Nos mantenemos unidos frente a este nuevo embate patronal y exigimos la reincorporación de todos los compañeros despedidos arbitrariamente”.

El sitio Rosario 3 agrega que la empresa ya había tomado una decisión similar el pasado 5 de abril, aunque fue por un lapso de tiempo menor. El conflicto comenzó a principios de años con más de 40 despidos en la planta de VGG. Después de una conciliación obligatoria, la última audiencia fracasó por la ausencia de representantes de la empresa.