Los defensores oficiales Marcos Marini y Gustavo Rodríguez llevaron a cabo el pedido de absolución de Eduardo René Fracassi ante el Tribunal integrado por los jueces Jorge Ferro, Mario Triputti y Martín Bava en el marco de la reanudación de los alegatos en el aula Magna de la Universidad Nacional del Sur (UNS).

Se trata de la causa 1103 caratulada "Fracassi, Eduardo René y otros por privación ilegal de la libertad agravada, reiterada, aplicación de tormentos reiterada y homicidio agravado reiterado a Aguilar, Guillermo Aníbal y otros (Armada Argentina)".

El defensor oficial Marini dijo que Fracassi "no tuvo intervención en los casos que se le imputan y mucho menos debe responder por los abusos de algunas de las víctimas caso Sebeca, Gastaldi, Mantovani, Dietz, Larrea, Pioli, Martinelli".

"Ya hay sobradas muestras de que Fracassi no fue responsable de lo que ocurrió en el buque (9 de Julio) ni en Baterías", afirmó al indicar que el personal "que allí estuvo a cargo de la administración y control de detenidos nunca actuó bajo el control operacional de Fracassi por lo que mal le pueden adjudicar que desde su ubicación jerárquica haya creado las condiciones para posibilitar que personal bajo su dependencia abuse de las mujeres nombradas".

"De más está decir, todavía estamos esperando que la Fiscalía fundamente por qué lo consideran a Fracassi autor mediato de ese delito, idéntico razonamiento debe hacerse al delito de asociación ilícita, por lo que solicito la absolución", afirmó.

En este juicio se investigan y debaten los casos de 66 víctimas, de las cuales 12 están desaparecidas, cinco fueron asesinadas y las restantes secuestradas y torturadas durante su paso por centros clandestinos ubicados dentro del perímetro de la base naval de Puerto Belgrano, como el ya desaparecido crucero "ARA 9 de Julio", mellizo del Belgrano y la base de Infantería de Marina en el sector Baterías, ambos en jurisdicción de la Armada, y también en el predio y zonas aledañas al V Cuerpo del Ejército de Bahía Blanca.

Entre las víctimas están los dos obreros gráficos del diario La Nueva Provincia, Enrique Heinrich y Miguel Angel Loyola, secuestrados, torturados y asesinados en junio de 1976.