La justicia de Buenos Aires empezó a investigar a un hombre que abandonó a sus dos hijos adoptivos en la Comisaría de la Mujer de Bahía Blanca el 17 de noviembre pasado. El padre fallido depositó "sin miramientos" a los niños, que tienen menos de seis años y son originarios de Guinea Bissau, y se volvió a la Patagonia, donde reside con su mujer y una hija biológica.

Se trata de dos hermanos que llegaron a la Argentina en agosto de 2019 provenientes de Guinea Bissau, en África Occidental, y quedaron en manos del Sistema de Protección Integral de Derechos de Infancias y Adolescencias, que los ubicó en un espacio de cuidado familiar alternativo.

Fuentes judiciales confirmaron a Télam que el personal de la Comisaría de la Mujer radicó una denuncia ante la Justicia de Bahía Blanca en la que se reveló que el hombre llegó a la dependencia policial "sujetando a los menores de ambos brazos, sin ningún miramiento, donde informó que era su deseo de entregar a los niños, desentendiéndose totalmente de las obligaciones paternas de cuidar, convivir, alimentar y educar".

El hombre "resultaría ser el padre adoptivo de los menores" junto a su mujer, según la denuncia, pero "refirió razones personales que dificultan su vinculación y sostenimiento de la vida familiar".

"El 21 de noviembre se recibió una denuncia proveniente de la Comisaría de la Mujer y la Familia de Bahía Blanca, donde dio cuenta que el 17 de noviembre se hizo presente un hombre, que residía en San Martín de Los Andes, para entregar a dos niños menores de edad de origen africano", señalaron desde la Fiscalía General Departamental.

"En la denuncia también se indicó que los niños fueron traídos en agosto de 2019 desde Guinea Bissau, previo adoptarlos y haber convivido una semana juntos en el orfanato en el que se encontraban", agregaron.

La pareja que adoptó a los niños en Guinea Bissau residió en Bahía Blanca hasta febrero de este año, y en todo el tiempo en que los chicos estuvieron a su cargo fueron escolarizados y participaron de actividades extracurriculares, como el básquet, aunque nuncales tramitaron sus DNI, informó el sitio La Brújula 24.

La única documentación con la que cuentan los niños son sus pasaportes expedidos por el gobierno de Guinea Bissau donde no constan sus nombres de nacimiento sino los que les dieron sus padres adoptivos.

En la denuncia consta que aún si los pasaportes no fuesen apócrifos "la fecha de salida del país de origen que data de agosto de 2019, pero no tienen fecha de ingreso a nuestro país, por lo que se desconoce cómo habrían accedido a Argentina".

Por eso ahora el fiscal Marcelo Romero Jardín investiga si los padres pueden ser acusados por el delito de "incumplimiento de los deberes de asistencia familiar (Art. 1 y 2 inc B de la Ley 13.944 ) y un posible fraude a la Ley de Migraciones".