La gobernadora, María Eugenia Vidal, se refirió hoy al malestar que generó en los bonaerenses el aumento de tarifas en los servicios públicos y específicamente en aguas.

"Entiendo el enojo, las dificultades de los aumentos, pero la verdad es que la situación de ABSA y de la provincia de Buenos Aires en general hacían necesario tomar estas decisiones, que son difíciles, no son fáciles, porque la situación en la que recibimos la provincia era muy difícil", afirmó la mandataria, en la misma línea discursiva que viene sosteniendo el gobierno nacional para justificar los aumentos tarifarios.

En el mismo sentido, a partir del anuncio de distintas obras con una inversión de 6.000 millones de pesos, entre las que se encuentran el acueducto Río Colorado-Bahía Blanca, y una planta potabilizadora y depuradora, entre otras obras de ABSA, Vidal sostuvo que la empresa "es deficitaria aún con los aumentos que se han aplicado, con lo cual es difícil que con esos aumentos se pudiera financiar una obra de esta envergadura".

"Para Bahía Blanca, más allá de esos aumentos, la provincia está poniendo fondos de todos los bonaerenses para que éstas obras se lleven adelante", dijo en referencia al aumento de las tarifas en la conferencia de prensa que la gorbernadora encabezó en esta ciudad del sur bonaerense.

"Le quiero decir a los bahienses que esta vez su esfuerzo se va a ver en obras, se va a ver rápido en obras y no van a tener que esperar períodos para que algo suceda", puntualizó.

Estas declaraciones de María Eugenia Vidal se dieron en marco del acto de conmemoración del 188 aniversario de Bahía Blanca.