La sugerencia se conoció a partir de un programa de radio del que participó José Luis Espert donde, el economista que se define como liberal, manifestó estar en contra de que se cobre un impuesto a la piedra, como el que se cobra en esa localidad bonaerense en concepto de los daños que provoca la actividad cementera.

El impuesto a la piedra es un tributo que percibe el municipio de Olavarría, y lo que recauda bajo ese concepto es destinado en el presupuesto municipal para financiar la obra pública local.

Espert estuvo reunido con Jorge Larreche, uno de los integrantes del equipo del intendente electo Ezequiel Galli, quien contrariamente a la opinión del economista durante la campaña electoral había propuesto aumentar el impuesto a la piedra.