A pesar de los esfuerzos de Alfredo Sivero por desmentir la situación, la Cámara de Diputados de la Nación corroboró que el dirigente del PJ posee un contrato como Asesor de Emilio Monzó y dejó al alvearense entre las cuerdas.

Sivero ahora deberá dar explicaciones de su vínculo con el principal armador del Pro en la provincia.

La ciudad de General Alvear vive tiempos difíciles y el termómetro político está que arde. La semana pasada, el reconocido dirigente del PJ, Alfredo Sivero salió a desmentir por teléfono desde Inglaterra su acercamiento a Cambiemos, excusándose en una supuesta “operación política”; sin embargo, desde la Cámara de Diputados de la Nación corroboraron que desde hace unos meses Sivero tiene un contrato como Asesor de Emilio Monzó, Presidente de la Cámara Alta.

Por su parte quien también se encargó de salir a desmentir rápidamente, fue el Concejal Ricardo Albano, uno de los principales actores cercanos a Sivero, quien junto a un grupo de jóvenes le garantizaría la presencia en su distrito; sin embargo, el grupo de militantes habría desconocido el contrato y el vínculo personal de Sivero con Monzó, lo que podría provocar una ruptura y alejamiento del espacio de los jóvenes peronistas, quienes se estarían viendo salpicados y engañados en esta alianza.

Ésta no sería la primera vez que Sivero traiciona a su espacio político, durante las elecciones del 2011 después de perder las internas en General Alvear, Sivero hizo renunciar a toda su lista -que postulaba a Ricardo Albano- para que no se integraran a la nómina ganadora del intendente Marcos, y lo hizo a último momento para que la grilla quedara “incompleta”. Finalmente, la lista del PJ local terminó perdiendo.

Habrá que seguir de cerca la incorporación del Pejotista a las filas de la Alianza Cambiemos, que promete convertirse en un escándalo y quiebre al interior del peronismo Alvearense, reconfigurando nuevamente el espacio político tanto a nivel local como seccional.