El jefe comunal de la localidad bonaerense, Ezequiel Galli, se sumó a los decretos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal que prohíben que los funcionarios sumen sus familiares al Estado. Sin embargo, lo hizo con una trampa: excluyó a tres primos. Galli era uno de los intendentes con más familiares, 15 en total.

Galli brindó una conferencia de prensa y aseguró que "a ninguno de ellos (sus tres primos) toca el decreto". Además, aclaró que "no son ñoquis". Los tres seguirán en sus respectivos puestos en el municipio.

El intendente olavarriense era uno de los alcaldes bonaerenses con más familiares: 15 en total. Entre ellos, destacaba su propia mujer, Florencia Barbieri, como auditora del PAMI. "Estudió para ser médica y el cargo era una auditoría y ya renunció hace quince días", aclaró Galli.

Para salvar a sus primos, el jefe comunal estableció en su propio decreto que quedan excluidos "familiares directos". Y volvió a insistir: "A mis primos nadie le regaló nada, tienen títulos, son personas idóneas".