Leandro Buey es uno de los secretarios más cercano al intendente de Olavarría, el macrista Ezequiel Galli. La semana pasada, vivió un momento incómodo cuando en una reunión política su grupi fue acusado "de ser ladrones de guantes blancos".

Se trata de un nuevo escándalo que salpica al jefe comunal olavarriense. Según trascendió, la reunión terminó con situaciones de mucha violencia verbal (no se llegó a los golpes). 

Según informó Infocielo, debió intervenir la policía para que la situación no pase a mayores. El incidente comenzó cuando los socios de la Asociación Colombófila Unión y Progreso reclamaban contra los hermanos Buey. “Mandaron a secuestrar de la sede a la cual pertenecemos muchos socios, de todas las edades y clases sociales, con su poder político”, añadieron. Entonces expresaron: “Pedimos a los socios, amigos y allegados que nos ayuden a recuperar lo nuestro, la sede y todo lo que se encuentra adentro”.

A su vez, indicaron que “los hermanos Buey lo están talando de a poco Sr. Intendente Ezequiel Galli, abra los ojos, no es bueno para su mandato que no viene muy bien últimamente”.