Antes de marchar al cumplirse dos meses de la desaparición de la joven de 23 años, la familia advirtió sobre el nulo avance de la investigación. La fiscal Betina Lacki se niega a cambiar la carátula a delito de trata de personas.

La mamá de Johana Ramallo, la joven platense desaparecida desde hace dos meses, y sus abogados, realizaron una conferencia de prensa antes de marchar hoy bajo la intensa lluvia desde la esquina de 1 y 63 hasta la Gobernación bonaerense en reclamo de su aparición con vida.

Johana, de 23 años, fue vista por última vez en esa esquina de La Plata el miércoles 26 de julio. La familia sospecha que fue víctima de una red de trata, pero hasta ahora la fiscal Betina Lacki continúa investigando el caso como averiguación de paradero.

“En estos dos meses no hemos tenido ninguna noticia concreta de qué es lo que ha pasado con Johana, ni de dónde está, ni ninguna búsqueda concreta”, dijo la abogada Josefina Rodrigo, y agregó: “El tiempo pasó, la causa tuvo sus desprolijidades en cuanto a no tener una línea concreta de búsqueda, entonces la semana pasada se hizo una denuncia en el juzgado federal de turno por los delitos de trata porque de la investigación se desprenden, entre otros delitos, el que está siendo víctima Johana, que es el de trata de personas”.

A su turno, Marta Ramallo dijo que “hoy se cumplen dos meses de la desaparición de mi hija, y es duro llevar adelante esto como mamá, se nos están haciendo terribles estos días”.

“Yo no sé nada si a mi hija en estos dos meses la han estado cuidando, si la están abrigando o maltratando, pero lo único que sé es que no quiero ninguna Betina Lacki más en la ciudad de La Plata, no quiero más una DDI con proxenetas como la que hay en la ciudad de La Plata, porque yo siento que ellos son tan culpables como los que se llevaron a mi hija hace dos meses”, expresó sin poder contener las lágrimas.

El abogado Víctor Hortel sostuvo que “en el contexto en el que desapareció Johana habría elementos que nos hacen pensar en la posibilidad de la existencia de una red de trata de personas, con lo cual la existencia de una causa federal nos da una mayor expectativa en la búsqueda de Johana”.

“La corta edad de Johana, la inexperiencia, de alguna manera la ponen en el lugar de víctima ideal para las redes de trata que captan a las mujeres que están en una situación de máxima vulnerabilidad”, completó.

Otro de los pedidos que vienen realizando desde la familia es el apartamiento de la Policía Bonaerense de la investigación, y que pueda hacerse cargo una fuerza federal.

“Siempre en estos casos hay un tipo de connivencia policial, desde el punto de vista de garantizar el funcionamiento, darle alguna protección, generarle algún tipo de recaudación, que no es de ahora ni de este caso, con lo cual la fiscal ha delegado la investigación en la policía que seguramente tiene alguna relación con esto”, indicó el abogado.