Asfixiados por una deuda de gas de 8 millones de pesos, los trabajadores de la papelera de Ringuelet que desde hace meses se mantiene al borde del cierre volvieron a cortar el Camino Centenario, a la altura de 515.

Con neumáticos y carteles, desde la Unión Platense piden la intervención del Estado para lograr que “Camuzzi les facilite un pago en cuotas y puedan reactivar la planta, inoperativa desde hace tres semanas”.

La fábrica produce papel higiénico y para el armado de cajas. Abandonada por sus dueños originales en plena crisis del 2001, los despedidos lograron reactivar su funcionamiento tras formar una cooperativa. En el actual contexto económico, sus fuentes de trabajo vuelven a estar en peligro.