Luego de tener su primer approach el oeste del conurbano bonaerense, José Manuel de la Sota desembarcó en la capital de la Provincia con la excusa de seguir presentando su libro y se mostró rodeado de massismo.

En el marco de las recorridas por el país para impulsar su precandidatura presidencial por Unidos por una nueva Argentina (UNA), la coalición que lo enfrentará a Sergio Massa en las elecciones primarias de agosto, el intendente de Córdoba  aprovechó para criticar al gobierno nacional, habló de potenciar las economías regionales y descartó una posible alianza con el PRO.

El cordobés consideró necesario “des-subsidiar la economía” y crear las condiciones para que no se produzca un proceso inflacionario alto. “Planteamos salir del cepo cambiario y que la Argentina vuelva a tener moneda. Pero esto se dará cuando menos inconvenientes colaterales nos traiga, es decir, cuando firmemos un acuerdo social por 24 meses y tengamos definidos salarios, precios, y tasas de interés para las pequeñas y medianas empresas en materia de crédito”, sentenció.

De la Sota se preguntó por qué son subsidiadas en los servicios de agua, energía eléctrica o gas las personas con mejores ingresos “cuando un ciudadano pobre consigue una garrafa social y la tiene que pagar el doble”.

Sobre la posibilidad de realizar una gran interna con el PRO, el mandatario fue contundente: “Trato de hablar de los temas que le preocupan a la gente. Cada candidato tiene que manifestarse por sí solo; yo, por ejemplo, planteo lo que considero bueno para el país”.

La visita fue acompaña por los precandidatos a intendentes por el Frente Renovador, Marcelo “Chuby” Leguizamón, José Ramón Arteaga, Oscar Vaudagna y Carlos Melzi; los diputados provinciales del massismo, Jorge Sarghini y Juan Amondarain; y el titular del Sindicato de Conductores de Taxis, Juan Carlos Berón.