Tras la muerte de Jésica Emilia Uscamayta, una joven estudiante de Periodismo y militante social, en una fiesta de fin de año “clandestina” y sin “habilitación municipal”, el Frente de Izquierda salió a denunciar la “complicidad política y empresaria” en el municipio que conduce Julio Garro.

Frente al escándalo por la muerte de Jésica, la justicia abrió una causa por “homicidio culposo” imputando a los organizadores del evento. Se trata de Raúl Ismael García, coordinador de turismo, el dueño de la quinta Carlos Bellone y los empresarios de boliches Santiago Piedrabuena y Gastón Haramboure. Según la izquierda, este último ya registra antecedentes: fue uno de los culpables del asesinato de Juan Andrés Maldonado en 2009.

Al respecto, la referente del Frente de Izquierda de La Plata, Luana Simioni, declaró: "Hasta el momento se ha visto cómo los empresarios de la diversión, amigos del actual intendente Garro, han sostenido una fiesta sin ninguna medida de seguridad básica y con total impunidad”.

“Hombres como Gastón Haramboure, culpable de la muerte de Juan Maldonado, han actuado y enriquecido en estos años con la complicidad de los distintos gobiernos municipales de la región", añadió.

En tanto, la referente del FIT platense reclamó que "se debe investigar la cadena de complicidades que hubo para que ocurra este hecho tan lamentable, no sólo de los empresarios de la noche platense, sino de la complicidad municipal y policial".

Por su parte Zulma Maldonado, hermana de Juan Andres Maldonado y referente del FIT en Berisso, denunció que “Gastón Haramboure fue condenado a 10 años y 8 meses de prisión por la muerte de Juan en la puerta del boliche Alcatraz de Berisso”.

"Pasaron 6 años del asesinato de Juan y la impunidad de los empresarios con los funcionarios sigue intacta. Hoy vienen mil recuerdos y son muchos los puntos en común, veo la continuidad de la formula de impunidad”, recordó la hermana de la víctima.