El intendente de La Plata, Julio Garro sostuvo, tras la protesta de trabajadores municipales cesanteados que fueron reprimidos por la policía el viernes, que seguirán "analizando los casos puntuales de los trabajadores reales para no cometer injusticias”.

En un nuevo comunicado publicado en su cuenta de Facebook, el intendente se distanció del operativo policial que atacó la protesta con balas de goma y gases lacrimógenos, a pesar de que la oposición lo responsabiliza de haber dado la orden de reprimir.

"No queremos ni justificamos la violencia", sostuvo el jefe comunal, por lo que celebró "la decisión del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo de investigar el procedimiento del cuerpo de infantería".

Además, volvió a responsabilizar a los manifestantes tras agregar que “hay que llamar a reflexionar a quienes fueron en búsqueda de los incidentes, porque la agresión nunca es una camino hacia el diálogo”.

“Hacer política es otra cosa, es buscar consensos a través de instituciones como el Concejo Deliberante, porque es allí donde queremos discutir ideas y no en la calle arrojando piedras”, lanzó.

Más adelante enfatizó que “con diálogo y consensos vamos a recuperar la ciudad que soñamos, y que fue orgullo del país entero"; al tiempo que se dirigió a “los trabajadores reales”, y les reiteró que “la oficina de personal seguirá trabajando sus casos puntuales para no cometer injusticias".

Intervención del Ministerio de Seguridad

En este marco, el ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires informó que dio intervención a la Dirección de Asuntos Internos para determinar los grados de responsabilidad y sancionar al Subcomisario a cargo y aquellos efectivos que se desempeñaron en el operativo frente del Palacio Municipal de la ciudad de La Plata.

Además, desde el ministerio que conduce Ritondo se aseguró que “no existió instrucción alguna desde la esfera política ni policial, que ordenara la actuación de la Infantería en el lugar”.

Por último, se subrayó que “la presencia del cuerpo de Infantería frente a la municipalidad tenía como único objetivo impedir el ingreso violento de activistas políticos que se aprovechan de un contexto de protesta por medidas administrativas municipales”.

El viernes pasado, desde diversos sectores políticos a periodistas y organismos de DD.HH.,  salieron a repudiar la fuerte represión que la Policía Bonaerense llevó adelante en La Plata contra los más de 300 manifestantes que reclamaban por la continuidad de sus contratos.