Luego de que trabajadores del municipio de La Plata tomaran la sede del gobierno local en reclamo por la baja de sus contratos, el intendente Julio Garro, de Cambiemos, negó los despidos y dijo que su gestión está realizando una “revisión” de cada caso laboral.

“Los trabajadores municipales son el alma de la ciudad. Con ellos vamos a recuperar la capital que tuvimos y que hoy soñamos”, escribió el intendente macrista en sus redes sociales.

“Hemos sido claros con los trabajadores y con todos los vecinos, nosotros no hemos despedido a nadie. La ley marca que el 31 de diciembre vencen los contratos, es un mecanismo burocrático que se repite cada año”, agregó.

En tanto, el jefe comunal de la ciudad de las diagonales sostuvo que se está “haciendo una revisión de cada caso porque no podemos permitir que haya militantes y punteros con sueldos pagos por los vecinos”.

“Si algún empleado se le venció un contrato, presta un servicio y es funcional al crecimiento de la Ciudad, continuará trabajando”, insistió en un texto que lleva el naif titulo de "Cada uno es importante".

En medio de la preocupación de los cuatro mil trabajadores que fueron cesanteados, Garro manifestó en sus redes: “El cambio es hacer que la plata de los impuestos vuelva en servicios y calidad de vida a los vecinos, y deje de mantener estructuras”.

Ayer el Frente para la Victoria local, de mano de la ex candidata a intendenta y actual concejal, Florencia Saintout, mostró su rechazo y salió a denunciar “persecución política y achicamiento del Estado en la municipalidad de La Plata”.