Tras ganarle un juicio por calumnias e injurias en todas las instancias al diario italiano Corriere Della Sera, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner le donó a la Fundación del Hospital de Niños de La Plata Sor María Ludovica 750.000 pesos.

El juicio por calumnias que ganó CFK en todas las instancias judiciales condenó al diario a abonarle 40.000 euros, monto que fue donado por Cristina a la fundación platense en el día de ayer cuando el diario depositó 751.146 pesos en la cuenta de esa institución.

El diario italiano fue condenado por "difamación con real malicia", luego de que la justicia en primera instancia entendiese que el matutino había escrito y publicado una nota siendo plenamente consciente de que su contenido era falso e injurioso; y tras una demanda que realizó la ex Jefa de Estado argentina.

Ese periódico había publicado en 2008 una nota en donde aseguraba que la en aquel entonces Presidenta, en el marco de su asistencia a la cumbre sobre el hambre organizada por la FAO (rama de la alimentación de la ONU), había comprado alhajas -entre ellas aros, relojes y pulseras con oros y diamantes- en la exclusiva joyería Enigma, del famoso diseñador Gianni Bulgari, por un valor superior a los 140.000 euros.

En la nota titulada "Dolce Vita y Hambre", la autora Maria Gisia Fiaschetti había sostenido también que la Presidenta adquirió ropa de cama en Pratesi, una histórica tienda textil italiana que comercializa sábanas "de lujo".

Cuando se conoció la sentencia en primera instancia en 2013, Cristina informó sobre el hecho y recordó que el artículo fue publicado también por el matutino porteño La Nación, que "para el caso es lo mismo, porque cuando uno reproduce en su diario el artículo de otro, la responsabilidad penal-civil es exactamente la misma".

Cristina argumentó su decisión de demandar al diario dejando en claro que no lo hacía por ella "sino porque sentí que le estaban faltando el respeto a la República Argentina", y destacó que "nunca en la vida le había hecho juicio a nadie", además de recordar que fue ella quien impulsó la derogación en el país de la norma por la que periodistas o cualquier otra persona pueden ser condenadas por el delito de calumnias e injurias.