El establecimiento Nueva Escuela Argentina, de La Plata, deberá dar marcha atrás con la suba de 50% que comunicó a los padres de los alumnos.

La Justicia falló a favor de un grupo de padres de La Plata que denunció el "tarifazo” que un colegio privado aplicó sobre la cuota: 50% de aumento con respecto a la última factura, de noviembre pasado.

De este modo, el juez de Faltas, Dante Rusconi, ordenó a Nueva Escuela Argentina (NEA) suspender la suba, argumentando que el establecimiento no cumplió con uno de los requisitos para hacerlo: la conformidad de los padres y la notificación previa del cambio de arancel.

El colegio hace 35 años que está emplazado en la capital bonaerense, cuenta con varios edificios y una matrícula de casi 1.000 alumnos en los niveles inicial, primaria y secundaria.

Al no estar subsidiado por el Estado provincial, tiene arancel libre, que no está regido por los límites que impone la Dirección General de Escuelas provincial.

El establecimiento cobraba una cuota mensual promedio de $3.300 y envió una nota a los padres para firmar su conformidad sobre el aumento, pero sin aclarar el porcentaje.

Por lo tanto, incumplieron el decreto 2417 de 1993, que rige el sistema de arancelamiento de las escuelas privadas.

La norma establece que la aplicación de aumentos en los valores de las cuotas debe obtener la mayoría de los avales de forma “individual y expresa” de los padres o responsables de los alumnos.

Ya para la cuota de junio, que se pagará en dos semanas, el monto deberá ser el mismo que en 2016, según indicó Clarín.