La terrible tragedia dejó, hace dos años, un saldo de 89 personas muertas. Es por ello que el pasado 2 de abril, se realizó una marcha, con una jornada cultural y de reflexión por la inundación del 2013.

Los manifestantes, en su mayoría familiares de las víctimas, exigieron por el avance de obras hidráulicas y se pidió a la Justicia que trabaje en la búsqueda de la verdad.

José Rusconi, referente de la Asamblea Vecinal Barrio Norte, dijo que "a dos años de aquella trágica inundación, otro 2 de abril es posible" y remarcó que "los Familiares y Asambleas de Inundados hicimos un balance de los tres reclamos centrales de hace dos años: justicia, subsidios y obras".

Por su parte, el referente regional del Movimiento Popular Patria Grande, Leandro Amoretti, opinó que "en la ciudad circulan sensaciones encontradas. Nadie olvida esas horas ni tampoco los días posteriores. 89 víctimas fatales fue la cifra que debió reconocer el gobierno provincial luego de un fallo judicial".

El intendente, Pablo Bruera, decretó el 2 de abril como día de duelo en La Plata y a la mañana se hizo presente en la Plaza Belgrano, donde izó la bandera a media asta.

En abril de 2013 un temporal sin precedentes azotó La Plata, con un registro de precipitaciones que marcó un récord histórico para el mes de abril con más de 400 milímetros acumulados en 4 horas, mientras que los barrios de Los Hornos, Villa Elvira y Tolosa fueron los más afectados.

La inundación afectó a 65.037 vecinos en forma directa y 357.500 en forma indirecta, que sumados representan el 80 por cientos de los habitantes de La Plata de acuerdo a los datos oficiales, y provocó daños económicos multimillonarios.