Los choferes denunciaron que, con el aval del intendente de La Plata, la empresa monopólica de Osmar Corbelli “elaboró 30 telegramas de despidos e impide a esos trabajadores tomar servicio”. En la cabecera de la línea se mantiene una fuerte presencia policial.

La empresa Unión Platense SRL–Expreso La Plata no deja regresar a sus puestos de trabajo a los choferes de la Línea Este que luchan contra los despidos, las suspensiones y la precarización laboral.

Omar Corbelli, dueño de la firma, ejecutó siete despidos en periodo vacacional, liquidó mal los sueldos de buena parte de sus empleados, no le paga a quienes están con carpeta médica y ahora “elaboró 30 telegramas de despidos e impide a esos trabajadores tomar servicio”, según denunciaron los choferes en un comunicado al exigir que se respeten sus “derechos laborales y de libre asociación gremial”.

El intendente Julio Garro, quien no asegura el cumplimiento del contrato de concesión de la empresa monopólica de transporte, decidió salir en defensa de Corbelli y garantizar sus medidas antiobreras con policías locales y de la Infantería bonaerense, que se encuentran apostados desde el jueves pasado en la cabecera de la línea, ubicada en Ruta 11 y 610.

“Garro actúa como particular damnificado en este conflicto, sin generar acciones encaminadas hacia la positiva resolución del mismo, y desarrollando medidas de represión sobre los trabajadores que reclamamos por mejoras en los espacios laborales”, remarcaron en el comunicado.

El conflicto se inició en octubre del año pasado con la sucesión de suspensiones, despidos, exceso de horas de trabajo pagadas en negro y malas condiciones laborales, especialmente en relación a la falta de higiene en las cabeceras de la línea Este y 520.

Luego de más de 20 días de conflicto, una brutal represión y la indiferencia de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), en noviembre se conoció un fallo del Tribunal Laboral Nº 1 de La Plata que ordenaba reincorporar a los choferes cesanteados y respetar sus derechos.

“Tres meses después, nuevamente los trabajadores nos encontramos en estado de alerta trabajando en un escenario marcado por el incumplimiento por parte de la empresa que desconoce lo estipulado por el fallo de la justicia, persiguiendo a los trabajadores con sanciones, descuentos y demoras en el pago de los sueldos, suspensiones y modificaciones de los horarios”, concluyeron.