El incendio que se extiende en la reserva de Punta Lara, partido de Ensenada, y que fue ocasionado de manera intencional, sirve de pantalla para tapar la crisis en la vecina ciudad de La Plata que tras el temporal ocurrido el sábado pasado -que dejó un saldo de miles de vecinos sin luz- está inundada de cortes y piquetes por parte de los damnificados.

Según informaron los vecinos de la zona a defensa civil de la ciudad de La Plata y a medios de comunicación, el incendio de pastizales fue ocasionado de forma intencional. Actualmente dotaciones de bomberos de Ensenada y Villa Elisa trabajan para tratar de extinguir el fuego que se extiende hacia el Canal Pereyra. El humo del incendio de la reserva, llega hasta la Ciudad de Buenos Buenos Aires por la dirección del viento.

El incendio en Punta Lara le sirve al intendente de la Ciudad de La Plata, Julio Garró, para lograr que los medios de comunicación zonales dejen de darle aire a las consecuencias del temporal que todavía el municipio que conduce Cambiemos no puedo resolver.

El temporal dejó el peor de los escenarios para miles de vecinos de distintos barrios de la capital bonaerense: sin luz y sin agua, en muchos casos, desde hace más de 4 días. Son las secuelas perennes del temporal de viento y lluvia que provocó inmensos destrozos en casi toda la ciudad.

Los balances de la tempestad están ajustados en números: concesionarias de servicios públicos y organismos oficiales coinciden en que hubo más de 600 árboles y “ramas robustas” que cayeron sobre viviendas, autos, cables y en plena calle.

En plena crisis, hubo hasta 200 mil usuarios sin servicio eléctrico.