Tras rechazar la oferta de suba salarial del 26 por ciento efectuada por el gobierno de María Eugenia Vidal, los trabajadores volvieron a reclamar, además, un anticipo de 3.000 pesos e inversiones para la empresa.

El delegado de los trabajadores, Pablo Florencio, afirmó en declaraciones formuladas a Télam que "por un lado, queremos un Astillero más moderno, y por el otro, estamos peleando para que nos den un aumento superior al 26 por ciento".

Aseguró que "además seguiremos insistiendo por el anticipo de 3.000 pesos y por la inversión que necesita la empresa, para mejorar las condiciones laborales y lograr mayor productividad" y añadió que "queremos que se aumente la masa salarial a 123 millones de pesos, eliminación del Impuesto a las Ganancias y que se cumplan con los contratos y compromisos de trabajo que están en vigencia".

Florencio detalló que "tras ser recibidos por autoridades de la cartera de Trabajo -donde pautamos un encuentro para la semana que viene para tratar los temas de seguridad e higiene- nos dirigimos al Ministerio de Economía".