Luego de la masiva movilización realizada ayer frente al palacio municipal, el intendente de La Plata, Julio Garro, se comprometió a crear una comisión que revise los contratos que fueron cesanteados, supuestamente por pertenecer a “personas que cobraban pero no trabajaban”.

La medida se convino luego de que un grupo de delegados y dirigentes provinciales y nacionales del peronismo, la izquierda y el sindicalismo se reunieran con el presidente del Concejo Deliberante, Fernando Ponce, el secretario general del municipio, Javier Mor Roig, y concejales del Frente para la Victoria (FpV).

Los dirigentes opositores encabezaron una movilización ayer junto con sectores de la CTA Provincia y distintas organizaciones, en apoyo a los empleados cesanteados y en rechazo a la represión ejercida el viernes contra un grupo de manifestantes.

El diputado nacional del Frente para la Victoria, Andrés Larroque, presente en la marcha, sostuvo que "el macrismo, cuando hay que buscar a los prófugos hablan de mafia en la policía pero cuando es para reprimir a los trabajadores están prestos a utilizar las fuerzas de seguridad para amedrentar a los que reclaman lo justo".

Por su parte, el ex candidato a presidente por el Frente de Izquierda de los Trabajadores, Nicolás del Caño, también presente en la movilización, expresó en declaraciones a Télam que "creemos necesario un plan de lucha nacional, un paro de todos los trabajadores estatales, ya que no es algo que sucede solo en La Plata, si sumamos municipios y el Estado nacional son 17 mil los trabajadores despedidos por lo que hay que encarara una lucha unificada", detalló.

Del Caño afirmó que "no se puede despedir 4 mil trabajadores y decir `ahora vamos a ver quiénes son los ñoquis y quiénes no`" e insistió que "rechazamos esta política de despidos que anticipa un año de conflictividad".

La concejal del FpV en La Plata, y decana de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata, Florencia Saintout, expresó que "no vamos a admitir que en La Plata, una ciudad con una larga lucha democrática y por los derechos humanos, cuando se proteste terminen compañeras con 6 o 10 balas en la espalda".

"Hay que ser cobarde para responder así (con balas) a una manifestación por el trabajo", remarcó, e informó que su bloque pidió que "se vuelva atrás con los despidos, se vuelva la situación a cero y que si hay que revisar algo se arme una comisión integrada por fuerzas ciudadanas, políticas y sociales, pero no se puede dejar a 4.000 trabajadores en la calle", apuntó.