Se trata de los trabajadores de las líneas de colectivos Este y 520 que decidieron volver a parar por tiempo indeterminado en reclamo por mejoras en las condiciones de trabajo, con el agravante de que hay 9 trabajadores despedidos y sueldos adeudados.

Los trabajadores de las líneas 520 y Este realizan retenciones de tareas como medida de fuerza en reclamo por mejoras laborales. Los choferes decidieron volver al paro ante el despido de 9 choferes, el reclamo de sueldos adeudados, exigen la culminación de la persecución gremial y el llamado a elección de delegados.

En diálogo con Radio La Plata uno de los trabajadores de la línea Este, Federico, manifestó: "Tomamos la decisión de tener retenciones de tareas porque nuevamente empezamos a sufrir despidos y suspensiones, no pagan las carpetas y como hicimos el año pasado llevamos nuestros reclamos a la UTA, a la Empresa, al ministerio de trabajo y al no tener respuesta, se resolvió en asamblea tomar esta medida".

Asimismo el trabajador del transporte señaló que el conflicto continúa repitiéndose, "el año pasado levantamos la medida de fuerza por la medida cautelar, en la que labraron un acata que decía que se retrotraía todo al 17 de octubre, que se reincorporaban todos los despedidos", sin embargo, "echaron a dos chicos que no les renovaron el contrato por pertenecer a la agrupación el Bondi, después despidieron a dos más y por trabajar a reglamento".

"Nosotros tenemos nuestros delegados pero estamos esperando que abran las elecciones", exigió el chofer, "la promesa era que se abrieran en marzo pero no llamaron aún".

Los trabajadores denuncian la connivencia entre el sindicato Unión de Tranviarios Automotor (UTA) con Osmar Corbelli, dueño de la empresa Expreso S.A y del transporte platense.