En La Plata, dos personas fueron detenidas por filmar a un grupo de uniformados que en conjunto arrestaban a un menor que dormía en la vereda. Indignación de vecinos ante la creciente ola de violencia de la Policía de Garro y Vidal. 

Ayer por la tarde, Verónica Piana y Alejandro Simeone, vieron como un grupo de policías atacaba y levantaba a un pibe de 17 años que estaba durmiendo en la vereda. Sin especular, los dos decidieron rápidamente bajar en la esquina de 5 y 54 del centro platense y empezar a filmar todo. En minutos, se organizó un operativo policial desmesurado, violento e ilegal para llevarse al menor.

Fuentes cercanas informaron al medio InfoCielo que tanto Verónica como Marcelo se dirigían rumbo al trabajo: “Ella iba a trabajar de moza y el chico de heladero cuando vieron eso y se bajaron”. Luego de filmar el exagerado operativo y exigir a los uniformados que se identifiquen, ambos fueron esposados y trasladados sin ninguna justificación.

Mientras tanto, a la espera de ser interrogados por el fiscal Marcelo Romero, tanto Verónica Piana como Alejandro Simeone siguen detenidos en La Plata. Sin haber cometido ningún ilícito, Verónica contínua detenida en la Comisaría 12, al tiempo que Alejandro está detenido en la Primera de La Plata. En la causa, que tiene cuatro carátulas (desobediencia y entorpecimiento del operativo, al menos), intervienen el juzgado de garantías 3, a cargo de Juan Pablo Reale y la Fiscalía 6, de Romero.

En tanto, el menor aprehendido está siendo trasladado a la fiscalía 1 del Joven de Juan Benavidez y el abogado oficial defensor es Manuel Bouchoux de la Defensoría 1, todos de la capital bonaerense.

El pasado viernes, otro video de violencia policial estremeció las redes sociales. En la plaza San Martín de La Plata, uniformados intentaron detener a menores por un supuesto robo, del cual al final se supo que no fueron parte. Sin mediar una palabra, lo tiraron al piso y lo redujeron al lado de su hermano menor.

En este contexto cabe recordar que, tanto la Constitución Nacional como los tratados de derechos humanos, protegen a quien quiera filmar y/o fotografiar a toda actuación policial. Todo acto policial es un acto público de gobierno, que debe ser transparente y puede ser controlado. Además, la Policía no puede sacar, tapar y/o censurar los celulares de las personas que graban su actuar. Tampoco puede ordenar que las personas dejen de filmar.