El empresario Cristóbal López declaró como testigo ante la jueza federal María Servini, en el marco de la causa por espionaje contra los integrantes del Grupo Indalo que presentó su socio, Fabián De Sousa. Allí, López contó que Mauricio Macri le dijo: “A Cristina hay que meterla presa", durante una reunión privada en Barrio Parque en la mañana en la que se realizaba la primera vuelta electoral de 2015.

La información, brindada por el diario Página 12, relata que López se negó a prestar su canal C5N para avanzar en esa persecución y poco después se le "declaró la guerra" y recibió varias "apretadas" por parte del operador judicial del macrismo, Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, que terminaron con él y su socio Fabían de Sousa detenidos hasta la semana pasada. 

En ese sentido, López dijo que aquella mañana en la casa de Franco Macri en Barrio Parque, negó que su grupo de medios tuviese relación directa con la ex presidenta Cristina Kirchner y adelantó que frente a una eventual gestión de Macri se mantendrían como "un canal neutral", a pesar de reconocer su simpatía por la gestión kirchnerista.

"No contés conmigo", le respondió López a Macri, ante su pedido de colaboración para meter presa a Cristina. Tras su negativa comenzaron las "apretadas" por parte de Rodríguez Simón. "Ustedes ganaban mucho los últimos años, ahora van a estar 4 años sin ganar nada", fue una de las advertencias del operador judicial del macrismo, según quedó asentado en la causa que investiga Servini.

Desde entonces, López señaló que el macrismo le  "declaró la guerra" y "Macri nos tiró el Estado encima" y abrió la investigación de la AFIP por una supuesta deuda de 8 mil millones de pesos por parte de Oil Combustibles, empresa también controlada por López y De Sousa.

El diálogo con Macri

El 25 de octubre de 2015, mientras los argentinos votaban en la primera vuelta electoral, el candidato a presidente Mauricio Macri llegó cerca de las 11 de la mañana acompañado de su secretario y custodios privados, a la casa de Barrio Parque, propiedad de Franco Macri. Ese fue el contexto descripto por López acerca de la reunión privada que mantuvo con Macri, a partir de la cual comenzaron las presiones en su contra.

En su declaración López relató el siguiente diálogo:

—Necesito el canal para ir por Cristina—, le pidió Macri a López

—¿Qué es ir por Cristina?

—Meterla presa.

—No contés conmigo. Yo no soy amigo de Cristina, pero la aprecio y creo en el proyecto político del kirchnerismo.

Según la declaración del empresario, en ese momento, Macri le sugirió que era Cristina la que manejaba el canal C5N.

—Pará, pará que yo no soy palo blanco de nadie.

—¿Qué es eso?

—No soy testaferro de nadie, todo lo que tengo es mío. El canal es 70 por ciento mío y 30 por ciento de Fabián De Sousa, así que ese cuento que anda por la calle diciendo que el canal es de Cristina, sacátelo de la cabeza porque no es cierto.

—¿Qué vas a hacer después del 10 de diciembre? — insistió Macri

—Nosotros no vamos a ser oposición. Nuestro canal va a ser un canal neutral.

Acto seguido, luego de contar los pormenores de la reunión con el entonces candidato a presidente, Cristobal López reconoció que se quedó "nervioso" y que "a partir de ahí no sé qué hablamos, no lo recuerdo".  "Macri no se mostró molesto ni nada, todo lo que me dijo fue con naturalidad, como si hubiésemos hablado de arreglar una cena", describió el empresario.

La declaración testimonial quedó registrada en la causa que Servini lleva adelante a partir de la denuncia de De Sousa contra Macri y funcionarios de su gobierno, entre ellos, Quintana, Rodríguez Simón y el ex titular de la AFIP Alberto Abad y su sucesor, Leandro Cuccioli, entre otros.