Imponente regreso de Evo Morales a a Chimoré (325 kilómetros al este de la Paz), el último lugar donde estuvo el ex presidente de Bolivia antes de su salida al exilio hace un año, tras ser obligado a dimitir por el gobierno golpista de Jeanine Áñez. "¡Volvimos millones!", celebró. 

"Un año atrás salimos del aeropuerto de Chimoré y dijimos que volveríamos millones. Aquí estamos, millones hoy", escribió Morales en sus redes. "A nombre de las víctimas de las masacres, de los perseguidos y exiliados, a nombre de todos los que sufrieron, muchas gracias, hermanas y hermanos, por no abandonarnos", agregó. 

"Desde los cuatro puntos cardinales de Bolivia llegaron hasta Chimoré para formar un solo pueblo de más de un millón de corazones, en uno de los encuentros más impresionantes de los últimos años", , donde agredeció a sus compatriotas por participar del evento. 

Evo Morales Ayma

Una caravana acompañó a Moraes desde su arribo procedente de nuestro país hasta Cochabamba, donde llegó a este miércoles a Chimore, en el Chapare, "bastión sindical y político" del ex presidente. 

“Quiero que sepan, sobre todo la juventud, que en todo mi proceso de gobierno, que duró casi 14 años, tres veces hemos derrotado golpes de Estado, gracias al pueblo y a las movilizaciones”, recordó Morales durante su discurso, donde repasó los intentos de interrupciones democráticas que tuvo su país.

Por último, junto a su compañero y ex vicepresidente Álvaro García Linera, concluyó: "Sí, tenemos un compromiso con la vida, con la humanidad. Pero también tenemos que seguir valorando nuestra diversidad cultural. Esa es la riqueza de nuestra identidad. Somos un Estado plurinacional (...) Los movimientos indígenas valoran la lucha de nuestros antepasados, son antiimperialistas. No se trata de ser populista, progresista, solidario. Si no sos antiimperialista, no sos revolucionario. Y esa tal vez sea nuestra mayor diferencia: nuestro proceso no es por cargos, es un proceso de liberación económica, social, cultural, tecnológica y científica".