Según el informe de Perspectiva Económica Mundial elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) la Argentina se ubicaría en 2018 entre los cinco países con más inflación en el mundo, subiendo tres posiciones respecto al año pasado.

Con un aumento del 40% , las proyecciones de la Perspectiva Económica Mundial del FMI ubican al país por debajo de Irán, Sudán, Sudán del Sur y Venezuela en el ranking mundial de inflación con una estimación del 40,5% anual.

Vale agregar que sólo 17 de 190 países registran una inflación anual de dos dígitos y el primero es Venezuela que tiene una hiperinflación de 2.500.000%. Según el FMI, la inflación promedio en las economías emergentes es del 5% y en la región -excepto Venezuela , Haití (13%) y la Argentina- todos los países tienen una tasa menor al 10%.

La información transcendió luego de que el Fondo revisara a la baja sus pronósticos de crecimiento para el país, con una reducción del 2,6% en el PBI este año y alza en la inflación. En contra de lo que planteó el gobierno de Macri en el Presupuesto 2019, el organismo prevé que el país seguirá en recesión por lo menos hasta 2019 y que la inflación rondaría el 40% este año y el 20% el que viene.

A su vez, los datos se contraponen con las estimaciones que figuran en el proyecto de Presupuesto, donde el Gobierno estima para 2019 una caída de 0,5% del PBI y una inflación de 23%.

Para el FMI, estos cambios en las perspectivas "reflejan las recientes disrupciones del mercado financiero, las altas tasas de interés y la rápida consolidación fiscal bajo el acuerdo Stand by aprobado en junio".

Sin embargo, el análisis sostiene que en 2023 -cuando hay otro cambio de gobierno en el país (el próximo será en 2019)- la Argentina tendrá un crecimiento del 3,2%, bajo la "firme implementación de las reformas y el regreso de la confianza".