El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, rompió el silencio respecto de los problemas que se registran en la Ciudad de Buenos Aires ante el apuro de Horacio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña para regresar con las clases presenciales en menos de 20 días. Según el cronograma porteño, los chicos volverían a las escuelas el 17 de febrero, a pesar del aumento de contagios, la falta de vacunación y escuelas que no están aptas para un retorno masivo. 

"En la única jurisdicción donde hay un conflicto claro, manifestado tanto por el gobierno y por los sindicatos es en la Ciudad de Buenos Aires", describió Trotta. "En otras jurisdicciones lo que existe es la voluntad en cabeza del gobierno de convocar al diálogo", afirmó en declaraciones a Radio 10.

Por eso, consideró "fundamental" que el Jefe de gobierno porteño "convoque a los maestros y las maestras para superar el problema". "Creo que el involucramiento de Larreta podría permitir generar marcos de consenso para una vuelta a las clases presenciales", remarcó el funcionario nacional.

Todas las provincias están trabajando en un esquema gradual, que combine virtualidad y presencialidad, mientras se avanza con la campaña de vacunación y se evalúa la evolución de los contagios. Por ejemplo, en Estados Unidos se estableció que si una ciudad tiene más de 300 casos en un día, deben suspenderse las clases. En CABA hay 3000 en estos momentos. 

Además, los gremios docentes advierten que las escuelas no están preparadas para enfrentar los desafíos de la presencialidad en medio de una pandemia. Por ejemplo, se necesitan aulas grandes para garantizar la distancia entre alumnos o espacios muy ventilados. Las escuelas que no estén preparadas, podrán acondicionarse en los próximos 15 días.