El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, aseguró que el país logrará un nuevo hito en materia sanitaria el año próximo, cuando logre tener su propia vacuna contra el coronavirus. La desarrolla la Universidad de San Martín con el Conicet. ¿No era que el macrismo decía que el sistema público argentina es un fracaso?

“Pensamos que el año viene vamos a tener una vacuna argentina en fase 1 y 2, lo cual sería un avance muy importante para nuestro país”, afirmó Salvarezza en diálogo con Radio 10.

En ese sentido, destacó que “queremos que nuestros laboratorios fabriquen vacunas diseñadas por nuestras universidades, como la de la Universidad de San Martín-Conicet, o la de La Plata, es decir, que no solo se fabriquen las del exterior, sino que se diseñen en nuestro país, lo cual nos da muchísima más soberanía”.

En ese marco, precisó que “los proyectos argentinos están avanzando, y el de la Universidad Nacional de San Martín, de proteína recombinante, está ya terminando la fase preclínica, que son los ensayos en animales, pero ya con la proteína fabricada por un laboratorio nacional, que es Cassará, que está asociado”.

De ese modo, adelantó “que el año viene vamos a tener una vacuna argentina en fase 1 y 2”, lo cual va a ser “un avance muy importante” para el país.

Confió, además, que “actualmente hay otros cinco proyectos de vacunas argentinas en desarrollo, del Instituto Leloir con el Conicet (adenovirus) y del INTA con Bagó (ARN mensajero), entre otros, lo que nos muestra que la Argentina tiene la capacidad para desarrollar vacunas de tipo”.

En ese punto, Salvarezza indicó que el modelo del Gobierno “ha sido siempre apoyar la ciencia argentina, la educación, la tecnología y la salud, con un Estado presente que impulse estos desarrollos, luego de cuatro de abandono de nuestros investigadores”, reseñó Tiempo Argentino.

“Esto es lo que deben recordar nuestros ciudadanos cuando tiene que emitir el voto, qué modelo hay que elegir”, aseveró el funcionario en la entrevista que concedió esta mañana a Radio 10.

Explicó también que “la vacuna que se desarrolla en la Universidad de San Martín es similar a una de los Estados Unidos, que ya terminó la fase 3, que es Novavax, de proteína recombinate también; son de plataformas muy seguras, como la de la hepatitis B y del papiloma”.

En este marco, Salvarezza insistió: “El año que viene vamos a tener una vacuna argentina muy segura y que puede ser utilizada frente al coronavirus, del que hay una posibilidad muy alta de que nos visite en forma frecuente”.

Por otro lado, recordó que “todo el tratamiento final que hace el Laboratorio Richmond de la vacuna Sputnik V es muy complejo” y sostuvo que los investigadores “trabajaron en el control de calidad para que se apruebe en el Instituto Gamaleya, de Rusia”.

“Además, nuestros expertos ha trabajado intensamente para determinar la posibilidad de combinar distintas vacunas en forma segura, ensayos únicos y novedosos, algo que no se había hecho antes en esta pandemia”, completó.