En dialogo con el programa Punto de Partida de Radio Gráfica, Horacio Rovelli denunció que la gestión de Miguel Ángel Pesce “rifó 11 mil millones de dólares” de las reservas del Banco Central de la Repíblica Argentina (BCRA).

Según el economista, las reservas se fueron en pagos a grandes empresas por importaciones y al banco HSBC en concepto de pagos de deuda externa. "Hay que echarlo, hay que pedirle la renuncia, es más que obvio que está trabajando para los bancos privados", disparó.

En el mismo tono, Rovelli explicó que “En la Argentina está demostrado que cada vez que se deterioran las reservas internacionales hay corrida cambiaria. Los que compraron los dólares lo sabían”, alertó.

“Pesce no es nada tondo para darse cuenta que si vos perdes reservas el mercado huele sangre. ¿Cuándo puede subir el dólar? Cuando vos no tenés reservas”, resumió Rovelli.

En el mismo tono, el economista señaló que la “mala gestión” de Pesce, permitió que en la actualidad exista una mayoría que no tiene dinero mientras otros “tienen muchísima plata”: “El gobierno emitió, aumentó la cantidad de dinero de la población, pero no distribuyó. Emitió tan mal como lo hacía Macri. Entonces los que no teníamos un peso, hoy no tenemos un peso y no llegamos a fin de mes, y los que tienen mucha plata no saben qué hacer con la plata. Por eso hay mucha compra de dólares”, explicó.

El economista graficó esta situación como “un caldo de cultivo” para la compra de dólares que se produjo en las últimas semanas y elevó la brecha a casi un 100% entre el dólar oficial y el Contado con Liquidación y dólar Blue.

En ese sentido, Rovelli explicó que los tres títulos que colocó el ministro de Economía Martín Guzmán por un total de 1600 millones de dólares ($254.671) el último martes, sirvieron para “desinflar ese caldo de cultivo”. De esta forma, explicó Rovelli, el gobierno “Busca secar la plata porque los que tienen mucha plata van al dólar”.

Además, Rovelli explicó que el contexto de pandemia mundial por el coronavirus generó un contexto apropiado para que la Argentina pueda crecer “entre 33 y 44 mil millones de dólares”, aunque advirtió: “No hay que permitir que Pesce lo vuelva a rifar”.