El ministro de Educación, Nicolás Trotta, dijo este jueves que si la ciudad de Buenos Aires decide retornar las clases presenciales en el distrito a partir del próximo lunes, cuando concluyan los nueve días de aislamiento estricto, sería "una enorme irresponsabilidad política" por parte del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Sin embargo, Larreta parece convencido de lo contrario: quiere empezar las clases de cualquier modo aunque la Ciudad tenga récord de contagios y muertes. La vida parece estar en un segundo plano. 

“Cualquier decisión que se divorcie de los datos epidemiológicos es una irresponsabilidad y está cerca de la especulación electoral”, dijo Trotta en declaraciones a FM La Patriada, y le sugirió a Rodríguez Larreta “escuchar más a (su ministro de Salud, Fernán) Quirós y no tanto a los encuestadores”, reclamó Trotta. 

En ese marco, consideró que “es incomprensible” que la ciudad analice una vuelta a la presencialidad en el distrito, que aún se mantiene entre las zonas del país en "alarma sanitaria y epidemiológica" por la cantidad de casos de coronavirus.

“Estamos frente a una enorme irresponsabilidad política por parte de Larreta si es que retornan a la presencialidad”, insistió Trotta.

“Hay que esperar los datos epidemiológicos y los datos de ayer no han sido positivos”, dijo Trotta, y remarcó: “Es incomprensible que Larreta plantee que el lunes se vuelve a la presencialidad ¿Qué tiene, una bola de cristal?", se preguntó.

Trotta también señaló que desde el Gobierno porteño "estarían incumpliendo el marco normativo y estaríamos nuevamente frente a la especulación y aplicación selectiva de las normas", en caso de que vuelvan las clases presenciales en la Ciudad.