La jueza federal María Romilda Servini le prohibió la salida del país a Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, el principal operador judicial del Gobierno de Mauricio Macri, acusado de la persecución a los accionistas del Grupo Indalo para forzar el desprendimiento de sus empresas y lograr que sus medios (Radio 10 y C5N) modificaran su línea editorial con el objetivo de "meter presa" a Cristina Kirchner.

La decisión de la jueza habría llegado tarde: el lobbista judicial habría salido del país, aseguró Página 12. ¿Alguien le avisó que la Justicia podría tomar esa decisión? ¿O fue un simple golpe de suerte?

Las presiones de Simón sobre jueces y fiscales empiezan a conocerse ahora: el fiscal Gabriel De Vedia, por ejemplo, contó que el diputado del Parlasur por Cambiemos le advirtió en su momento que si la procuradora Alejandra Gils Carbó no renunciaba iban a ir presas primero sus hijas y luego ella.

La medida de impedirle salir de la Argentina había sido solicitada la semana pasada por los abogados Carlos Beraldi y Ary Llernovoy, apoderados del querellante Carlos Fabián de Sousa, víctima de los aprietes que se investigan en este expediente, en el que se encuentran imputados otros miembros de la llamada mesa judicial, como el extitular de la AFIP, Alberto Abad. 

Servini no se equivocó al considerar que existía "un riesgo concreto de parte del imputado, no sólo de poder sustraerse del accionar de la justicia, basado en los contactos que tiene en los distintos estamentos de poder, y el arraigo en el exterior del país, sino también su intento de entorpecer en su momento el trámite de este expediente". 

Rodríguez Simón está citado a prestar declaración indagatoria el próximo 26 de mayo, mientras que la citación de Abad estaba prevista para inicios de marzo y fue postergada para el 28 de abril a las 15.30, según indicaron a la agencia estatal Télam fuentes judiciales.