"Levántelo y llévenselo de acá”. Alex Juan Carlos Campo (15) estaba cazando perdices y liebres en un campo de Cañuelas cuando fue atropellado por la camioneta que manejaba el dueño del lugar, Pablo Rodolfo Sánchez, quien salió a "cazarlo", reseñó Perfil.

No se trató de un accidente: el productor rural lo arrolló sabiendo que podía matarlo, porque "creyó" que era un ladró. Alex vivía con su familia en el barrio Guzetti.

Según testigos, después de matarlo aseguró: “Levántelo y llévenselo de acá”. Alex quedó tendido en el pasto. Inmóvil. Llevaba una campera de pluma y un buzo con capucha.  El conductor de la camioneta no quiso asistirlo y enseguida armó su coartada: llamó al 911 para avisar que habían entrado a robar a su campo. Como no fue atendido a tiempo, el niño murió, situación que pudo evitarse si lo hubiesen llevado al hospital de la zona.