Vale todo. El ex presidente Mauricio Macri viajó a Tandil, provincia de Buenos Aires, con 20 amigos para jugar al golf. Según informaron medios macristas, tiene previsto realizar un asado con todos ellos, lo que está prohibido en la provincia de Buenos Aires, donde no se permiten reuniones de más de 10 personas. ¿Cumplir las reglas? ¿Para qué...?

Según contó La Política Online, portal muy cercano a la oposición Macri se hospedará en un hotel de Nicola Parasuco, un empresario de Tandil que habría estado vinculado al juego clandestino. Parasuco era amigo de Franco Macri y uno de los compañero del ex titular de Boca cuando practica golf. Total normalidad. Sobre el empresario pesa además una trayectoria sombría que llega a vincularlo con el Sur de Italia. Otra vez, Macri vuelve a mostrar una cara que pretendió ocultar durante su paso por Casa Rosada, como son los vínculos con hombres de difusa trayectorias, como fue su viaje relámpago (y nunca explicado del todo) a Paraguay. 

Mientas, Tandil vive un momento delicado con el coronavirus aunque más relajado que hace unas semanas cuando tuvo un foco importante luego de que el intendente macrista Miguel Lunghi decidiera flexibilizar todos los controles y permitir aperturas en la Ciudad. El resultado: el colapso del sistema sanitario local.