Tras el anuncio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de que las clases presenciales volverían el 17 febrero, los docentes salieron al cruce y advirtieron que realizaran "retención de servicio" ya que "no están dadas las condiciones epidemiológicas para garantizar la seguridad de los docentes y alumnos".

Así lo comunicó el gremio UTE, el más importante de CABA. El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta quiere volver a clases presenciales a pesar del aumento de contagios diarios y sin aclarar muy bien cuáles serán los protocolos para evitar contagios.   

En una entrevista con El Destape Radio, la secretaria general de UTE, Angélica Graciano, adelantó: "Si quieren empezar las clases el 17 de febrero vamos a hacer retención de servicios. No vamos a concurrir al lugar de trabajo”.

Mientras, CABA presenta niveles de contagios muy elevados y la administración del PRO no hace nada para empezar la campaña de vacunación que podría generar inmunidad en la población. De hecho, es uno de los distritos con menos vacunas dadas hasta el momento.