En el marco de las nuevas medidas dictadas por la segunda ola de coronavirus, el presidente de la Nación Alberto Fernández se reunió esta mañana con el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta. Finalizado el encuentro, el mandatario brindó una conferencia de prensa, donde ratificó las medidas que, entre otras, incluye que en el Área Metropolitana de Buenos Aires no habrá clases presenciales por 15 días.

"Estamos en una situación muy difícil y tenemos que resolverla juntos. Yo lo invité al Jefe de gobierno a seguir trabajando juntos más allá de las diferencias. Yo sé que él no está de acuerdo en la decisión que he tomado en materia de la escolaridad. Le he dicho que haré todos los esfuerzos, y si esto que estamos proponiendo funciona, para que en 15 días la presencialidad pueda volver, con más garantías y cuidados", expresó el Jefe de Estado.

"Le expliqué algo que francamente siento, y también siente Axel, no tengo duda", agregó Fernández. "Y es que todos quisiéramos que se vuelva a la presencialidad educativa lo antes posible. También le explique que todos los datos científicos con los que contamos da cuenta de que el problema no ocurre efectivamente en los colegios", marcó.

Sin embargo, detalló, "Lo que sí ocurre, es que detrás de la presencialidad de los alumnos en los colegios se genera todo un movimiento social que incrementa mucho la circulación ciudadana. Y que es, precisamente, con ese mayor número de gente que circula, que algunos dicen que representa el 25%, otros el 30%, y otros más del 30% de la gente que circula, el riesgo de contagio crece", señaló Alberto Fernández y completó: "Venimos viendo que desde el día que las clases han vuelto la curva de contagios ascendió precipitadamente".

Sobre las palabras de este jueves del jefe porteño, Alberto dijo que, "No fue feliz lo que dijo, y además fue mentira". En el mismo tono, dijo que Rodríguez Larreta "ayer estaba muy exaltado, hablándole a su público".

En contra partida, aclaró, "Hoy pudimos hablar como corresponde. Sin exaltarnos, escuchándonos, atendiendo lo que cada uno tenía para decir. Expresando una vocación común de sobrellevar este momento tan difícil. Creo que ayer fue muy injusto y se equivocó", señaló.

"También le aclare que si vive en una ciudad donde un tercio de lo que viven allí son adultos mayores, si tanto le preocupa los adultos mayores, que me ayude a cuidarlos. Porque no solo se los cuida con la vacuna, también se los ayuda con las medidas que estoy proponiendo", concluyó el mandatario.