El presidente electo participó del lanzamiento del libro "Política y elecciones en América Latina" en el Centro Cultural de la Cooperación, junto al dirigente chileno Marco Enríquez Ominami. Previo a hablar del libro, Alberto Fernández habló de la delicada situación que sufre Bolivia. “No es un buen día para nosotros porque en Bolivia se interrumpió la democracia”, dijo.

“Gracias a dios existe la solidaridad de presidentes y de pueblos latinoamericanos que fueron en socorro del agredido, que se llama Evo morales”, agregó Alberto Fernández.

En ese momento, hizo “una primera reflexión”, en la que remarcó la actitud del presidente Andrés Manuel López Obrador que brindó asilo y protección a Evo Morales en México, junto “a decenas de bolivianos en la sede de su Embajada como cada vez que ocurren cosas así lo hizo México. Como lo hizo en la década de los 70. Mi gratitud eterna a López Obrador”, dijo Fernández despertando el aplauso de los presentes.

En la misma línea, agradeció al presidente de Perú, Martín Vizcarra, por facilitar la llegada del avión que trasladará a Evo Morales a México. “Es otro país que muchas veces abrió la puerta a los necesitados y perseguidos de América Latina”. Por último, agradeció al mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, “quién me dijo que las puertas del Paraguay estaban abiertas para Evo Morales”.

Más adelante, en dirección opuesta al twit del mandatario y magnate de los Estados Unidos, Donald Trump, quién celebró el golpe de Estado contra Morales. “Ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre”, señaló y disparó además contra los gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela, y Daniel Ortega en Honduras.

En contra partida, el presidente electo lanzó: “No hay ningún ejército que haya liberado un pueblo, ha habido un golpe de Estado en Bolivia, para que nadie se confunda y para que hablemos claro y sin mentiras, y que se haga responsables por las cosas que dice”, remató Fernández.