Al igual que en enero de 2016, cuando aseguró que “en Argentina no hubo 30 mil desaparecidos”, Darío Lopérfido volvió a negar a los desaparecidos durante la última dictadura cívico militar. “No me arrepiento. ¿Por qué me voy a arrepentir de algo que es verdad?”, resaltó.

Lejos de la autocrítica, el ex ministro de Cultura del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta continuó con sus provocadores declaraciones. Alegó que no tiene que pedir disculpas porque en su momento manifestó “algo que dice mucha gente”.

En la misma entrevista, el ex funcionario prometió ser la persona indicada para desafiar a su ex jefe Horacio Rodríguez Larreta y lanzó dardos contra todo el arco político, incluida la alianza gobernante Cambiemos.

“No voy a hacerme cargo de que yo no reconozco lo que pasó en la dictadura, como piensan los fanáticos que no entran en razones. La dictadura fue una catástrofe, pero no puede haber dos números en la Argentina” subrayó el ex funcionario en diálogo con Infobae. En esa misma línea, diferenció “lo simbólico” del “número oficial”.

 “Está el registro oficial que es abierto y que la última actualización la hizo el gobierno de Cristina Kirchner, donde figura que la cifra no llega a 9 mil. Lo mismo dice Graciela Fernández Meijide o Ceferino Reato”, puntualizó sin ningún tipo de pudor.

Vale aclarar que días atrás en redes sociales, Lopérfido tildó de “fascista” a la imagen de Eva Perón en el histórico edificio del Ministerio de Obras Públicas y pidió removerlo. Además, aseguró que “el kirchnerismo fue una calamidad histórica”. “¿No habría que sacar ese adefesio fascista de la Av 9 de Julio? “, escribió en Twitter, justificando que "el edificio es nacional pero el campo visual es de los porteños".

"Tiene todas las taras fascistas: culto a la personalidad, desproporción, glorificación autoritaria”, agregó en el comentario. Las críticas no tardaron en llegar y los usuarios de la red social reivindicaron la figura de Eva Perón en la historia nacional. El ex funcionario les respondió a algunos, dejando de nuevo en claro qué opina de la memoria colectiva. “Creo en la historia. La memoria es parcial y fragmentada. La historia busca la verdad”, insistió.

En cuanto al armado de su espacio, cuestionó la negativa del Jefe de Gobierno de la Ciudad a abrir las PASO, aunque tampoco especificó en qué marcó instalará su “opción política para un sector que no se siente representado en la Ciudad”. “No podemos hacerlo desde adentro porque Larreta no abre internas, no anuncia que se den las PASO. No lo hizo con Martín Lousteau cuando lo planteó. Esa es una grave falla democrática”, se quejó. Admitió el diálogo con personas del PAN (Partido Autonomista Nacional), además de con “personas ligadas al liberalismo y con radicales que no quieren estar en la gestión de Horacio Rodríguez Larreta”.